martes, 19 de noviembre de 2013

SOÑAR LA INOCENCIA DE LA VIDA

 Anoche soñé...
 Soñé que nuestro amor concebía, que en mi vientre se gestaba la inocencia de una vida.

 Soñé que sus ojos se formaban con la luz de tu mirada, que en sus labios dulcemente la copia de tu sonrisa se perfilaba.

 Soñé que en sus manos tan pequeñas cobijaba a la pureza y que en en su pelo anidaban rayos de sol que intentaban dibujar dorados caracolillos llenos de fragilidad.

 Soñé que sus diminutos pies tiernamente golpeaban las paredes de mi -en realidad- vacío vientre.

 Anoche soñé...
 Soñé que nuestro amor concebía, que en mi vientre se gestaba la inocencia de una vida.



Por María Celeste Orjales Prado. (19/Noviembre/2013)