martes, 1 de octubre de 2013

ACARIANDO LOS 40

 Hoy es mi cumpleaños y este año me he permitido el lujo de hacerme un dulce regalo, mi tarta de cumpleaños.
Y en esa tarta no pongo treinta y nueve velas, pongo sólo una que simboliza un nuevo comienzo porque, acariciando ya los cuarenta... hoy renazco, hoy me reinvento... ¡Feliz Cumpleaños!
Mis ojos cerraré, un deseo pediré... tengo tantos, que podría pedir uno por cada año. Luego, con el deseo ya formulado, esa vela soplaré, ¿se cumplirá... no se cumplirá...?, sólo el tiempo me lo dirá.
Y al soplar la vela se marcharán todas las lágrimas y todo el dolor de este año y sólo me quedarán los momentos buenos y de áquellos que no lo fueron no quedará ni el recuerdo.
Hoy renazco... hoy me reinvento... ¡Feliz Cumpleaños!

     *** Porque alguien me dijo una vez: ¡Celeste, quiérete!***
                                             1/10/2013