sábado, 31 de agosto de 2013

Ver y sentir.

Nunca podremos cruzar el mar, si no tenemos valor para salir de la orilla.
 
 
Si abrimos la puerta del perdón, estamos abriendo la puerta a la reconciliación.
 
 
El recuerdo es el único lugar del que nunca nadie nos podrá expulsar.