sábado, 16 de noviembre de 2013

Marioneta

 
  Marioneta prisionera en un mundo de ilusión
donde los sueños se desvanecían sin pena ni compasión.

Marioneta prisionera en el mundo ideal de los demás
que movían sus hilos siempre a su antojado compás.

Marioneta prisionera de llantos y tristes lamentos
que tanto quería y nada tenía
y al Dios del cielo le hablaba
mas ése no la escuchaba.

 Marioneta prisionera de triste mueca
falsa sonrisa y mustia pupila
que recorría el camino
en busca de un paraíso perdido.

Marioneta prisionera de alma rota y remendada
con bellas y dulces puntadas de un sabio titiritero
que la encontró en el camino tras una fuerte tormenta
cuando no tenía fuerzas y sus ansias ya perdiera.


Marioneta prisionera de las garras del hastío
que una mañana cayó en los brazos del dolor
y resignada allí se quedó hasta que la parca
de la mano la tomó y con ella la llevó.




Por María Celeste Orjales Prado. (16/Noviembre/2013)



 

No hay comentarios: